Vivienda diseñada hacia el interior que intenta aislarse de su entorno con unas fachadas cerradas; únicamente se abre un gran ventanal en la doble altura del salón a modo de mirador. El elemento principal de la vivienda lo forma un patio ajardinado lateral en torno al cual se organizan todas las circulaciones interiores proporcionando una transparencia que confunde los limites entre el interior y el exterior.